miércoles, 26 de junio de 2013

Vale la pena leerlo





El despertador sonó a las 6.30 am.

Gloria se dio cuenta que Lalo aún no se había levantado de su cama.
--¡Laloooooo! ¡levantateeeé, se te va a hacer tardeé!
Al ver que su hijo no le respondía, decidió ir a su habitación.
Lalo al sentir la presencia de su madre, se envolvió mas en sus cobijas y con desgano le dijo a su mama:
--- ¡Hoy no quiero ir a la secundaria!
Gloria bastante enojada, jalo el cobertor, al mismo tiempo que le dijo:
--- ¿Como que no quieres ir? ¡Solo eso me faltaba!
Sus ojos se abrieron por completo al descubrir una gran cantidad de moretones en la espalda de su hijo...
-¡Dios mío quien te hizo eso!
-¡Nadie ma!
- ¡Como que nadie! ¡vístete y vámonos a la secundaria!

Durante el trayecto, dentro del automovil, Lalo le comento a su mama que, “el chowy” le quitaba su dinero y últimamente le cobraba una cantidad extra por concepto de “renta”, es decir, si no cubría esa cuota le daría otra golpiza como la que le dio un día antes, además le había advertido que su hermana la pasaría muy mal.

Al llegar a la dirección, Gloria se dirigió directamente a la oficina del director, este, argumento estar “muy ocupado”.
La sub-directora seria quien le atendería.

Después de esperar 20 minutos, por fin fueron recibidos.
Gloria puso al tanto de la situación a la “sub”, quien decidió llamar “al chowy” para aclarar la situación.

Al llegar el agresor, lalo se oculto detrás de su madre y la maestra cuestiono al “presunto responsable” el “chowy”…
-¿Que paso contigo?
-¿Con que? ¿o que?
- ¡Mira como golpeaste a tu compañero!
-¿Yo? ¡ni siquiera lo conozco!— Contesto el chowy con una voz suave y tenue.
-¡Tu, tu, fuiste, tu fuiste, siempre me estas molestando!-- Dijo Lalo sumamente nervioso.
-- Haber ¿Quien esta diciendo mentiras? dime la verdad Lalo ¿ Quien te pego?— Dijo la “sub” muy molesta.
-¡Fue el, el me amenaza, me quita mi dinero y ahora me quiere cobrar “la renta”!
--¡No maestra, yo ni lo conozco!-- Asevero muy tranquilo “el chowy” y recalco --Yo vi que ayer se peleo a la hora de la salida con otro chavo; según dijeron, fue por que le robó la novia al Ramón--
-¿Es eso cierto lalo?- Pregunto Gloria a su hijo llena de intriga.
--¡No, no es cierto como crees que te voy a engañar mama!
La sub-directora se desespero; suspendió a lalo tres días.
Al “chowy” casi, casi, le pidió disculpas.

Gloria también reprendió a su hijo;
--¡Ya ni friegas, ay vengo a poner mi cara de idiota!— Dijo sumamente alterada, mientras le golpeaba repetidamente en la espalda.

Ya de vuelta en su casa, como al medio día, el niño se encerró en su habitación y lloro por mucho tiempo.

Empezó a recordar como había empezado todo esto…

El primer día de clases “el chowy” se hizo notar con todo el grupo.
Empezó a poner apodos a todos sus compañeros, que dicho sea de paso, estaban muy complacidos con la rutina de este “comediante”.
Tu serás la coneja, y tu la babis, jajajaja, y tu ,mmm, tu vas a ser “el tambo” --refiriéndose a lalo-- jajajajaja….

Al ser lalo un poco llenito, ese apodo le destrozó la vida. Ahora lo tenía que sufrir todos los días.

Que tristeza tenia lalo en su interior. Estaba tan entusiasmado de entrar a la secundaria. Tenía la ilusión de que todo allí seria diferente.

En la primaria le decían “el puerquito”, según por que era güero y gordo. Que mal la había pasado. Seis años aguanto las burlas de sus compañeros, así que un día de plano decidió verlo con humor y hasta se acostumbro.

Ahora en la secundaria desde el primer día comenzó su calvario. La crueldad del “chowy” y la falta de compañerismo le tenían sumido en una depresión enorme, le tiraban la mochila y se la pateaban, robaban su lunch, le metían el pie y lo aventaban. Una vez le bajaron el pants con todo y ropa interior. A pesar de que le comento a varios maestros, ninguno le hacia caso.
Cierta ocasión la maestra Sandra de plano le dijo;
--¿Oye Lalito, no será que tú tienes la culpa de que te digan “el tambo”? ¿Por que mejor no te pones a dieta?
Todo el grupo la escucho y fue peor. Casi un mes le dijeron “barril de grasa” …

A sus padres no les podía decir nada. Su padre salía desde las 5.00am y llegaba a las 10.00 pm. Al llegar a casa, solo cenaba y se iba a dormir. Los fines de semana se dedicaba a tomar cerveza. Su madre por el contrario simplemente le decía;
--” Tu tienes la culpa por molestarlos”

Así con todos esos recuerdos continuo llorando.

Lloro hasta que su alma quedo seca y vacía.

Cayó en un sueño profundo. Soñó que era delgado y que sus compañeros le respetaban. Soñó que ”el chowy” era su mejor amigo y sentados en la banqueta disfrutaban de un helado. En la secundaria todo era diferente, hasta los maestros le ofrecían su ayuda. Soñó que su padre lo abrasaba al mismo tiempo que le daba consejos. Su madre le apoyaba y compartían sus secretos.

Fue un sueño tan hermoso. Relajante. Por alguna razón, decidió no despertar jamás…

Como a las 10.00 pm, Gloria llamo a Lalo para que bajara a cenar, al no escuchar respuesta alguna, fue a la habitación del niño, al abrir la puerta, soltó un desgarrador alarido…

Lalo estaba colgado de la herrería de su ventana.
Con su cinturón segó su vida.
Pensó que de esa manera teminaría de sufrir.

Con desesperación su madre trato de cargarlo pero era demasiado tarde, lalo yacía inerte, con el rostro morado e hinchado, pero irónicamente se apreciaba cierta tranquilidad en su faz.

En la mano derecha tenia una nota que decía….

“Perdónenme pero es que ya no aguanto mas”

La indiferencia de un director, la ineptitud de una subdirectora, la poca preparación que tienen los maestros acerca del bullying y la indiferencia de sus padres…